Elija su idioma

¿ DESEA UN CERTIFICADO ?

Notícias – Blog

Colección “River Plate”

Certificados por AGMemorabilia
 

Visitantes a la Web

079970
Usuarios Hoy = 117
Usuarios Ayer = 101
Paginas Vistas Hoy = 292
Usuarios en Linea = 3
Tu Direccion IP : 35.173.234.237
Fecha Servidor : 2019-08-23

Os presentamos algo de nuestra mejor memorabilia particular cuya firma en un sobre data de 1976, con una historia detrás que pone los pelos de punta y una Aviadora que hizo grandes proezas y que acabó olvidada en una fosa común en Palma de Mallorca.

Jean Gardner Batten, (Rotorua, 15 de septiembre de 1909 – Palma de Mallorca, 22 de noviembre de 1982) fue una aviadora neozelandesa. En la década de 1930 efectuó numerosos vuelos de larga distancia, entre ellos el primer viaje desde Inglaterra hasta Nueva Zelanda, y está considerada una de las mujeres pioneras en la aviación junto con Amelia Earhart y Amy Johnson.

GRAN DOCUMENTAL de la TV Neozelandesa ” The Garbo Of The Skies”

Una increible aviadora y mujer
En una época marcada por los primeros vuelos de larga distancia en solitario, Batten se propuso mejorar la gesta de la australiana Amy Johnson, quien en 1932 había volado unos 17.600 kilómetros desde Inglaterra hasta Australia a bordo de un De Havilland. En su primer intento, en abril de 1933, sufrió una tormenta de arena en Baluchistán que la obligó a aterrizar de emergencia en Karachi. Un año más tarde, y con el patrocinio de los combustibles Castrol, se hizo con otro Gypsy Moth de segunda mano para repetir el desafío; sin embargo, la avioneta se quedó sin combustible cerca de Roma.

A pesar de ese contratiempo, el biplaza fue reparado y en mayo de 1934 la aviadora pudo completar su objetivo, con una travesía de 14 días y 22 horas que superó la plusmarca de Johnson por cuatro días de diferencia. En septiembre retornaría a Inglaterra en la misma aeronave, convirtiéndose en la primera mujer que hizo ida y vuelta en semejantes condiciones. Batten recogería su experiencia completa en la autobiografía Solo Flight.

Con el dinero obtenido, en 1935 compraría un monoplaza Percival Gull Six con el que pudo completar el primer viaje de Inglaterra a Brasil a través del Atlántico Sur. A su llegada al país sudamericano obtuvo la Orden de la Cruz del Sur, convirtiéndose en la primera persona que recibía tal distinción sin pertenecer a una Casa Real. En 1936 completa su primer viaje en solitario desde Inglaterra hasta Nueva Zelanda, su tierra natal, en 11 días. Los habitantes maorís de Rotorua le otorgaron el título de Hine-o-te-Rangi («Hija de los cielos»). Además, ese año también fue nombrada Comendadora de la Orden del Imperio Británico (CBE) y miembro de la Legión de Honor francesa. En 1937 retorna a Australia y para completar otro vuelo de larga distancia hasta Inglaterra, esta vez en tan solo 5 días y 18 horas.

La Federación Aeronáutica Internacional le otorgaría su medalla de oro —máxima distinción del sector— en 1938.​


El último vuelo de Jane Batten
En Enero de 2018 se cumplieron 35 años de un triste y ordinario enterramiento en el cementerio de Palma. Una mujer había muerto en noviembre pasado, y como nadie se había interesado por su cuerpo ni identidad, se tomó la decisión de enterrarla en la fosa común. Nadie veló su cuerpo, nadie la acompañó en su último vuelo. En el féretro tampoco había inscripción alguna, ni placa en el terreno.

Aquella mujer desconocida había fallecido por una infección pulmonar derivada de la mordedura de un perro, de la que había rehusado tratarse. Se sabía que era extranjera, pero nada más. Ella había informado a las autoridades de su residencia en Mallorca, pero un error burocrático impidió que su muerte llegara a conocimiento del Gobierno de su país. Cinco años después del deceso, uno de sus sobrinos se desplazó a Mallorca para saber de su tía.

Los familiares elucubraban con la posibilidad de que, al igual que la popular aviadora norteamericana Amelia Earhart, la mujer hubiera desaparecido durante un vuelo arriesgado a los mandos de un monoplaza. Tras largas pesquisas, el sobrino logró la información y el certificado de defunción de su tía, la aviadora de fama y reconocimiento mundial Jeane Gardner Batten, más conocida por ‘Jane’.

Jane había tomado la firme decisión de dejarlo todo para vivir en el más absoluto anonimato. Se trasladó a Mallorca y vivió en Palma, en un pequeño apartamento alquilado en la zona de Génova, hasta que le sobrevino la muerte. Tenía 73 años.

Volar, sólo volar
Jean Batten había nacido en 1908 en Rotorua, Nueva Zelanda. Sus padres eran un cirujano dental y una actriz. Resueltamente apoyada por su madre, una feminista convencida, Jane se propuso competir con los pájaros cuando, con sólo 10 años, presenció una demostración aeronáutica.

A partir de ese momento volar fue su única meta. Su ‘bautizo’ en los aires tuvo lugar en 1930. Dos años después consiguió la autorización para manejar aviones privados y comerciales.

En su mente una obsesión: mejorar la gesta de la australiana Amy Johnson que, en 1932, voló de Inglaterra a Australia en un tiempo considerado, hasta entonces, récord. Dos años después, Jane realizó la misma travesía en 14 días y 22 horas; 4 días menos que Amy.

En 1935, con el dinero que había ahorrado, compró un monoplaza con el que se convirtió en la primera piloto del mundo en cubrir el trayecto de Inglaterra a Brasil cruzando el Atlántico Sur.

Ahora hace 35 años que enterraron a Jane en la fosa común. Su memoria, sin embargo, fue recuperada: en agosto de 2009 Cort le dedicó una calle, y una placa de cobre la recuerda allí donde fue enterrada en el cementerio de Palma de Mallorca.

Acceda a su certificado

Generic selectors
Exact matches only
Verificar Certificados
Search in content
Search in posts
Search in pages

Tienda Online